Ejemplo de una práctica: El Proceso de Outplacement o Desvinculación Asistida

Desde niños nos preguntan ¿Qué quieres ser cuando seas grande?

Estamos inmersos en un proceso de socialización, donde se nos advierte que el empleo es una expectativa importante a adquirir en la vida.

A medida que nos vamos haciendo mayores otros estamentos como la familia, la escuela o los medios de comunicación se encargan de reforzar esa idea, que acaba marcándose a fuego en lo más profundo de nuestra psique.

 

 

 

 

El valor del trabajo no solamente tiene peso en cuanto al ingreso económico que ayuda a acomodar nuestra economía diaria. Pero el empleo también cumple otras funciones:

•   Facilita la organización temporal debido a que el empleo impone una estructura del tiempo.

•   Facilita las relaciones sociales con miembros que no forman parte del sistema familiar.

•   Fomenta la creación de la identidad personal mediante el rol social.

•   Fomenta el desarrollo de metas y propósitos.

•   Requiere una actividad habitual y cotidiana.

 

La estabilidad laboral es el acontecimiento más influyente para las personas, después del nacimiento de los hijos, y se encuentra por delante de aspectos tan relevantes como la enfermedad o la muerte de un ser querido. 

Con el surgimiento del fenómeno de la globalización, la actividad industrial y las empresas se han visto obligadas a mejorar la calidad de sus procesos adaptándolos a estándares internacionales con el objetivo de potenciar sus utilidades y acrecentar la productividad. 

La transformación del trabajo y el empleo; transnacionalización de las actividades de ocio y cultura; trabajo colaborativo; pérdida de soberanía de los Estados a favor de su integración en bloques económicos y políticos; nuevos modelos educativos y nuevas necesidades de formación.

Desde las últimas décadas y hasta hoy asistimos a un escenario de desarrollo de economías eficientes, a un intensivo uso de modernas tecnologías de información y comunicación, a un alto nivel de cambio en el entorno de las organizaciones, resulta obligada la necesidad de reconocer la importancia del saber cómo fuente de crecimiento y competitividad. De la mano entonces de esta nueva era de la información, tecnología y de conocimiento, cambió también la concepción del trabajo.

En la actualidad, encontrar un tipo de trabajo que se mantenga inmutable y que continúe satisfaciendo las prioridades y necesidades de una persona hasta el día de su retiro es complicado. Elegir una profesión, mantenerla y/o cambiarla puede ser una experiencia emocionante y llena de satisfacciones pero también puede suponer diversas de dificultades además de un aumento importante del estrés.

Lic Mónica Juncos

MP 1685

Esp. En Psicología del Trabajo y las Organizaciones

Miembro ADEIP 1441

Capacitadora Sepyme

Miembro de la Comisión de Psicología Organizacional y Laboral del Colegio de Psicologos de la Provincia de Córdoba.

 

diseñó